gototopgototop
There are no translations available.

Alcance y límites actuales / Un glosario crítico / Un glosario multilingüe / Un glosario digital

 

          El presente glosario constituye la prolongación de un programa de investigación franco-español, en el que confluyen dos de las principales líneas de investigación que, sobre fiscalidad medieval, se desarrollan actualmente en la Unité Mixte de Recherches 5648 (Histoire et archéologie des mondes chrétiens et musulmans médiévaux) y en el Departamento de Estudios Medievales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Institución Milà y Fontanals) de Barcelona [1]. Este programa se inició en 1996, en el marco del convenio de cooperación franco-español en Ciencias Sociales y Humanas (CNRS-Dirección General de Investigación Científica y Técnica, y se ha concretado en diversos seminarios y coloquios anuales, cuyos resultados han dado lugar a la publicación de seis volúmenes misceláneos: cuatro lo fueron por Editions Privat (Toulouse), dentro de la colección Fiscalité des villes (Occident méditerranéen); uno por el Comité d’Histoire Economique et Financière de la France, en la colección Histoire économique et financiere de la France; y el último por la Casa de Velázquez de Madrid [2]. Actualmente, un séptimo volumen está siendo editado por el Instituto de Estudios Fiscales en Madrid [3]. Como fruto de esta colaboración y de la dilatada experiencia acumulada, surgió la idea de elaborar un glosario con vistas a resolver las dudas y problemas que los historiadores (incluso aquellos que no sean especialistas en el tema), puedan tener y plantearse en torno a los vocablos de la fiscalidad medieval en el ámbito del Occidente mediterráneo.

          Debe advertirse que, de entrada, se ha descartado la posibilidad de realizar un vocabulario fiscal exhaustivo y enciclopédico, optándose por una obra de síntesis y de sistematización de la información disponible, procedente en lo esencial de trabajos ya publicados. También se ha decidido imponer unos determinados límites geográficos, cronológicos e institucionales al diccionario. Además, se ha considerado oportuno que el contenido de las definiciones sea relativamente breve, aunque razonado: de ahí el calificativo de “crítico” que acompaña al título del glosario. No se renuncia, sin embargo, a ampliar el diccionario en el futuro y, por esta razón, se descartó el tradicional formato en papel, apostándose decididamente por la vía digital y por un glosario “abierto”, susceptible de enriquecerse y perfilarse en un continuo work-in-progress. En este sentido, cabe señalar que, para evitar los problemas que provocaría la traducción de todas las definiciones - así como de las futuras modificaciones que se vayan introduciendo - a las seis lenguas oficiales del proyecto (castellano, francés, portugués, italiano, catalán e inglés), las entradas aparecen en el idioma original en que han sido escritas por el autor de la definición.

 

          Alcance y límites actuales

          La experiencia acumulada durante años por los integrantes del equipo encargado de la elaboración del glosario aconsejaba iniciar la andadura del proyecto con la definición de los términos correspondientes a la fiscalidad de época bajomedieval. Concretamente, se ha restringido el contenido de esta “primera edición” del glosario a los siglos XII-XV, coincidiendo con el progresivo establecimiento de fiscalidades públicas regulares, fruto del renacimiento económico y urbano que se produjo durante aquel periodo así como de la recuperación del derecho romano y de la afirmación de los poderes monárquicos.

          Asimismo, se ha decidido limitar esta primera versión del glosario al Mediterráneo occidental y, más concretamente, al área lingüística románica, considerando las posibilidades que ofrecía este conglomerado de territorios para el estudio comparado de voces de origen latino. Por tanto, el actual diccionario incluye palabras correspondientes a las Coronas de Castilla y de Aragón, a Navarra, a Portugal y a la Francia de lengua de oc. Los términos correspondientes a otros territorios europeos se integrarán progresivamente a medida que sean redactados por los respectivos colaboradores.

          La tercera limitación impuesta al proyecto es de carácter terminológico, ya que sólo se definen aquellos términos que designan concretamente diferentes tipos de exacción, sin contar tasas judiciales ni multas. Así pues, se han excluido las palabras referentes a los procedimientos para la percepción (por ejemplo: estimi, manifests, padrones, compoix, etc.), recaudación y gestión (por ejemplo: arriendo, prometido, exaüc, fiel, etc.) de los tributos. Ahora bien, todos estos términos aparecen en cursiva en las definiciones de cada voz y, por tanto, figuraran en los futuros índices de la obra.

          Finalmente, la última limitación contemplada en el glosario se refiere al ámbito fiscal/institucional. Como es sabido, los núcleos urbanos y sus territorios constituían los espacios donde se concentraba una mayor variedad de exacciones a finales del medioevo y también los que han conservado más documentación. Por tanto, se decidió concentrar los esfuerzos del proyecto en el estudio del vocabulario documentado en las poblaciones que han sido más y mejor investigadas. Todas las exacciones que se exigían a los habitantes de dichas poblaciones han sido reseñadas, ya fuesen de carácter municipal, señorial o real/estatal, incluyéndose también la fiscalidad que gravaba a las comunidades judías y musulmanas. En esta primera andadura del glosario, sólo se ha excluido la fiscalidad propiamente eclesiástica así como las rentas feudales asociadas a la propiedad de la tierra.

 

          Un glosario crítico

           El carácter crítico del glosario de fiscalidad medieval se refiere básicamente al número, a la extensión y a la estructura de las entradas. Pese a tratarse de un diccionario on-line, sin el constreñimiento propio de la edición en papel, se han impuesto algunos límites formales a la obra, con el propósito de conseguir un producto lexicográfico útil, coherente y equilibrado. Dicho de otra manera, las palabras y definiciones no se introducen de forma indiscriminada, sino que existen toda una serie de presupuestos comunes, fielmente observados por todos los colaboradores del proyecto.

          Cualquier vocablo que designe una exacción aparece en el glosario con una mínima definición y la correspondiente caracterización lingüística (idioma, género y numero). Ahora bien, no todas estas voces cuentan con una definición extensa y detallada: los términos que en cada uno de los territorios responden a una misma realidad fiscal, remiten a una entrada principal, donde aparece una explicación sintética e integrada de la exacción. De esta forma, se pretende evitar las tautologías, esto es, aquellas definiciones de una misma cosa que se repiten de forma fragmentaria y que, en vez de ayudar al usuario, pueden acabar por confundirlo. Por ejemplo, existen impuestos sobre la compraventa de productos cuya denominación, pese a tratarse del mismo tipo de exacción, varía según el objeto gravado: como parecía inútil y confuso registrar decenas de definiciones parciales, donde se dijera prácticamente lo mismo con distintas palabras, se ha optado por redactar una entrada general, donde se explican las principales características del impuesto y, eventualmente, algunas voces adicionales para destacar aquellas variantes que se consideran más importantes.

           Por lo que respecta a las definiciones principales del glosario, se han respetado ciertos criterios de extensión y jerarquía. De esta manera, se ha realizado un esfuerzo de síntesis y claridad a la hora de elaborar los textos, con el propósito de que el usuario pueda hacerse rápidamente una idea de lo que se esconde detrás de cada término así como de lo que se sabe y de lo que todavía se ignora a la luz de los estudios actuales. En este sentido, también se ha establecido una cierta jerarquía de palabras en función no sólo de lo que el autor estuviese en condiciones de escribir sobre una u otra exacción, sino también de su importancia relativa dentro del sistema fiscal de cada territorio. Pese a todo, vale la pena recordar que el usuario tiene la posibilidad de ampliar sus conocimientos tanto con la bibliografía como, dado el caso, con las citas documentales que se adjuntan al final de cada entrada.

          Por último, en cuanto a la estructura y al contenido de las palabras del glosario, también se ha intentado respetar una serie de criterios generales, con el fin de dar a la obra la mayor coherencia y claridad posibles. Como ya se ha apuntado, se distingue entre palabras principales y palabras secundarias: en el primer caso, se trata de aquellos vocablos que se consideran más representativos y/o comunes a la hora de designar una determinada exacción; en el segundo caso, se trata de todas aquellas variantes lingüísticas o geográficas que designan una misma realidad fiscal. Como también se ha dicho, todas las entradas secundarias remiten a una voz principal, al principio de cuya definición aparece la lista completa de todos los términos equivalentes que hayan podido ser documentados. En caso de conocerse, se ofrece a continuación la posible etimología de la voz y se indica el territorio en que se documenta y las referencias cronológicas a su vigencia. El sistema fiscal (municipal, señorial, real/estatal u otro) al que pertenece la exacción constituye otra de las cuestiones a las que se intenta responder en cada una de las definiciones. Y, con el objetivo de facilitar la comparación entre territorios y épocas, también se procura establecer el tipo de la contribución, es decir, si, de acuerdo con los conceptos utilizados en el actual derecho tributario, la exacción corresponde a una demanda, a un impuesto, a una tasa, a un monopolio o a un término más genérico. Finalmente, siempre que ello se haya podido determinar, en las distintas entradas se especifican la finalidad o el destino previsto de las exacciones recaudadas así como sus principales características: el hecho imponible u objeto que se grava, los contribuyentes y exentos, el tipo de gravamen y la forma de percepción. Para contribuir a una mejor comprensión de cada uno de los términos definidos, además de remitir a la bibliografía o a las referencias documentales seleccionadas, también se indican aquellas otras voces del glosario relacionadas con la que es objeto de la entrada.

 

          Un glosario multilingüe

           En principio, el glosario ha sido pensado para que funcione como diccionario multilingüe, entendiendo como tal un instrumento de consulta cuyas entradas aparecen redactadas en diversos idiomas. Este hecho quizás sorprenda al usuario, acostumbrado a servirse de diccionarios elaborados en una única lengua o, en el mejor de los casos, traducidos íntegramente a varios idiomas. Sin embargo, en nuestro caso, la relativa escasez de estudios sobre la fiscalidad medieval y el deseo de que el glosario pueda ser también un instrumento útil para la investigación han aconsejado presentar las definiciones en el idioma original del territorio al que pertenece la exacción. Y es que todavía son bastante numerosos los términos cuya naturaleza ignoramos o conocemos de forma deficiente, razón por la cual se ha concebido el presente diccionario como una aplicación digital “abierta”, que permita continuar añadiendo datos mediante un constante work-in-progress. Por esta razón, y con el fin de evitar los problemas que podrían derivarse de la continua traducción de las actualizaciones realizadas para los diferentes territorios estudiados, se ha considerado oportuno que – por el momento- coexistan distintas lenguas en el glosario.

          Ello no obstante, para facilitar la búsqueda de datos y optimizar las prestaciones del diccionario, se han implementado algunos mecanismos que permiten compensar, en la medida de lo posible, las dificultades que la diversidad idiomática pudiera provocar. Así, en primer lugar, debe recordarse una vez más que todas las palabras cuentan con definiciones breves en los distintos idiomas oficiales del glosario (o remisiones), destinadas a facilitar una orientación inicial al usuario. En segundo lugar, tal como se explica de forma más detallada en la “Ayuda”, existe un motor de “Búsqueda avanzada” que, entre otras muchas cosas, permite buscar en todo el contenido del glosario aquellos lexemas o raíces de palabras compartidas por las distintas lenguas. Por último, como se detalla asimismo en la “Ayuda”, se está creando un motor de “Búsqueda asistida” por distintas materias, que funcionará a partir de índices de palabras equivalentes en los diferentes idiomas.

 

          Un glosario digital

           Gracias al formato digital, por tanto, han podido superarse o, por lo menos, mitigarse muchos de los problemas que planteaba la compleja elaboración de un glosario de fiscalidad medieval. En nuestro caso, la apuesta por este formato responde, además, a una tendencia lexicográfica general, que se ha manifestado en la proliferación de enciclopedias, diccionarios y glosarios on-line de todo tipo durante los últimos años, así como en la creación de versiones digitales de muchas de las principales obras de referencia existentes. Y es que los nuevos diccionarios digitales ofrecen importantes ventajas respecto a los tradicionales diccionarios impresos: la posibilidad de actualización regular de datos, la accesibilidad múltiple a los contenidos, los costes relativamente bajos, la amplia difusión. Todos estos elementos han sido tenidos en cuenta a la hora de elaborar el presente glosario, que también cuenta con prestaciones digitales suplementarias como, por ejemplo, una selección de enlaces con otras obras de consulta susceptibles de proporcionar más información al usuario (véanse “Enlaces de interés”).

          No obstante, pese a las evidentes ventajas del nuevo formato, a nadie escapa que los diccionarios digitales también presentan algunos importantes inconvenientes frente a los impresos. Al contrario de lo que sucede en el caso de estos últimos, en su mayoría realizados de forma rigurosa y avalados por personas e instituciones prestigiosas, muchos de los glosarios digitales no sólo presentan importantes deficiencias en cuanto a su contenido sino que constituyen productos de origen dudoso, que no siempre funcionan correctamente ni perduran en el tiempo. Dicho en otras palabras, la relativa facilidad con que puede elaborarse una aplicación de este tipo ha propiciado la aparición, junto a diccionarios de gran calidad, de un importante numero de subproductos que no ofrecen ninguna garantía y que pueden acabar generando desconfianza entre los usuarios.

          Para evitar estos problemas, los responsables del presente glosario han tomado toda una serie de precauciones que, siguiendo las indicaciones de los especialistas en el tema, pretenden cumplir con los requisitos mínimos exigibles a un producto lexicográfico digital de calidad. Como se ha apuntado, la competencia de los autores y de los promotores del glosario, todos ellos especialistas en el estudio de la fiscalidad medieval, constituye una de estas exigencias (véanse “Autores”). Y, en este sentido, también cabe destacar la constitución de distintos equipos para cada uno de los territorios estudiados, que han trabajado bajo la responsabilidad de un coordinador, encargado de repartir las voces entre los colaboradores, de organizar sesiones de trabajo colectivo y de regularizar los contenidos. La coherencia de dichos contenidos, elaborados a partir de una ficha tipo, así como la referencia a las fuentes bibliográficas y documentales utilizadas es otro de los requisitos lexicográficos que se han tenido en cuenta (véanse “Bibliografía”). Como también lo es la existencia de un comité de lectura, cuyo cometido es revisar todas y cada una de las voces con vistas a garantizar la calidad final del trabajo realizado. Por último, la ubicación de la aplicación informática en el servidor de una de las principales instituciones de investigación europeas, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, avalan definitivamente la iniciativa, además de asegurar su continuidad en el tiempo.

           A grandes rasgos, estas son las principales características del presente glosario digital que, como ya se ha indicado más arriba, constituye una aplicación “abierta” al enriquecimiento paulatino de sus contenidos. Esta labor, en principio, corresponde a los autores vinculados a los distintos equipos que integran el proyecto, aunque también se agradecerá a todos aquellos investigadores/usuarios que hayan observado errores o que deseen aportar datos complementarios, que se dirijan a los responsables del glosario a través del formulario contenido en el apartado “Contacto”.



 

[1] Véase http://ciham.ish-lyon.cnrs.fr/ y http://www.imf.csic.es/.

[2] Denis MENJOT et Manuel SÁNCHEZ MARTÍNEZ, La fiscalité des villes au Moyen Age (Occident méditerranéen) 1. Etude des sources, Privat, 1996. 175 pages. 2. Les systèmes fiscaux, Privat, 1999. 540 pages. 3. La redistribution de l'impôt, Privat, 2000, 340 pages. 4. La gestion de l'impôt, Privat, 2004; Denis MENJOT, Albert RIGAUDIERE et Manuel SÁNCHEZ MARTÍNEZ, L'impôt dans les villes de l'Occident méditerranéen, [Colloque Paris-Bercy, 2001], Paris, Comité pour l'Histoire Économique et financière de la France, Paris, 2005, 609 pages; y Denis MENJOT y Manuel SÁNCHEZ MARTÍNEZ, Fiscalidad de Estado y fiscalidad municipal en los reinos hispánicos medievales, Casa de Velázquez, Madrid, 2006, 472 pages.

[3] Denis MENJOT y Manuel SÁNCHEZ MARTÍNEZ (coord.), El dinero de Dios. Iglesia y fisco en la Edad Media, Instituto de Estudios Fiscales, Madrid, 2011.